viernes, diciembre 2

Consultoría Jurídica de Género

Alguien como tú.
Gladys de L. Pérez Maldonado.

Cada mañana que despierto, agradezco de ser quien soy y comienzo mi día organizando mentalmente las ocupaciones del hogar, las del trabajo y después de varias actividades rutinarias como tomar café, revisar las redes, quedo lista para salir a la jungla que me enfrento todos los días, SI, al desafío constante por el respeto de mi Yo, ¿lo habían pensado de esta manera alguna vez?
Pues bien, déjenme explicarme, soy una mujer que día a día lucha por la igualdad de oportunidades y el respeto de mis derechos humanos, crecí en una familia ciento por ciento feminista, en la que nunca me discriminaron por ser mujer y siempre me enseñaron que mis derechos tienen que ser respetados por los demás, que yo tengo un valor en la sociedad por el hecho de Ser y que para merecer en la vida profesional y personal debía prepararme para llegar a ser competitiva respecto de los demás, me enseñaron con el ejemplo, que nada es gratis.
Así, surgí como profesionista, como esposa y madre y entonces a vivir la realidad de la vida.
La mujer por costumbre y estereotipos sociales, se ha ubicado en actividades de “poco esfuerzo” y lo pongo entre comillas porque yo sostengo que son actividades de mucha responsabilidad, como administrar el dinero del hogar, estar pendientes de la educación de los hijos y todo lo que conlleva las obligaciones domésticas.
Veo con agrado, que las mujeres y los hombres de nuevas generaciones (millenians), superan diariamente los estereotipos de género.
La sociedad ha evolucionado, esa sociedad en la que yo crecí, ya no es la misma. Ahora se habla de los derechos de las madres solteras, de la despenalización del aborto, de la diversidad sexogenérica, nuevas masculinidades, entre otras cosas, sin embargo, también se comenta y toma nota importante en los medios de comunicación, en el Congreso de la Unión y los Congresos locales, así como en la sociedad civil del aumento de la violencia en contra de la mujer con la denostable cifra oficial de 11 mujeres muertas diariamente por femenicidio, además de la violencia familiar que afecta a las hijas e hijos, de la discriminación laboral y de la inseguridad pública en nuestro país.
El mundo se vio afectado por una pandemia de salud que nadie esperaba y tampoco había un libro escrito para enfrentarla.
Acompañada con esta realidad social que vivimos, no podemos dejar de lado la situación que enfrentaron las mujeres y las niñas ante este momento de crisis de salud pública, se vieron afectadas de manera diferenciada.
Las mujeres en momentos de contingencia actúan como líderes en sus comunidades, y están en la primera línea de respuesta al cuidado de otros, ellas fueron más afectadas por el impacto económico, las mujeres trabajan desproporcionadamente de manera informal, el aislamiento en casa impidió cubrir las necesidades básicas de sus familias – hijas/os, padres y pareja con alguna discapacidad-, los servicios de salud desviaron recursos -lo que reconoció recientemente en una mañanera el Presidente de la República- destinados a la atención pre natal, pos natal y de los servicios de salud sexual y reproductiva, para atender la epidemia nacional, y además inmesurablemente aumentó la violencia familiar, la violencia de género.
La violencia hacia las mujeres y las niñas es un problema de salud pública y social y el Estado debió tomarlo en cuenta eimplementar políticas públicas de emergencia para atajar este fenómeno existente, que subió los números estadísticos de violencia contra la mujer en México. El Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES), hizo un llamado a reconocer que la cuarentena Covid-19, tuvo impactos diferenciados para las mujeres, las niñas, los niños y grupos de atención prioritaria.
Es una realidad que el acoso sexual, la lucha de las mujeres para romper los techos de cristal, el trato discriminatorio del superior jerárquico con ellas y grupos de atención prioritaria, la violencia laboral e institucional y el aumento de denuncias en medios digitales y judiciales generan un ambiente hostil que afecta la productividad y competitividad en las instituciones educativas, en las empresas de la iniciativa privada y en los entes de los tres poderes de gobierno federal y locales: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
Convencida que esta situación social debe cambiar y que ninguna trinchera es pequeña, fundamos “La Consultoría Jurídica de Género” .
Somos un equipo de mujeres y hombres profesionales del Derecho, Derechos Humanos, Administración Pública, Psicología, Sociología y Antropología con experiencia en el ámbito público y privado, con convicción que la capacitación y asesoría externa a los centros académicos, empresas e instituciones públicas es necesaria para reducir y eliminar los diversos tipos de violenciae inseguridad pública que se viven en la actualidad, pues si se concientiza y se construye un cambio cultural a unos pocos, permea en unos muchos en el círculo familiar y a través de un tiempo no lejano se logrará vivir en una sociedad más libre.
La Consultoría ofrece el diseño, elaboración, ejecución, seguimiento y evaluación de políticas públicas con perspectiva de género y de los derechos humanos, que generen acciones para la igualdad sustantiva y no discriminación entre las personas; que promuevan e introduzcan la cultura institucional para la igualdad laboral en el lugar de trabajo y que además, fomenten las nuevas masculinidades y la participación ciudadana, liderazgo y dignificación de las mujeres y grupos de atención prioritaria en la vida pública y familiar.
Así también, se facilita asistencia técnica de género y derechos humanos para impulsar, promover y establecer la cultura de la igualdad entre las personas del círculo laboral; elaboración de programas académicos inclusivos de la Teoría de los Géneros; asesoría en temas de fortalecimiento a la transversalidad y armonización legislativa con perspectiva de género; elaboración de ordenamientos jurídicos para el gobierno federal, estatal y municipal, como lineamientos, manuales, leyes, reglamentos, protocolos para prevenir, atender, sancionar y erradicar el acoso, el hostigamiento sexual, mobbing y boosing en el círculo laboral y académico.
De igual modo, se brindan talleres y conversatorios de inducción y motivación que promueven la dignificación de las personas en la vida pública y privada de los diversos grupos de atención prioritaria, capacidades de gestión y nuevas masculinidades.
Para mayor información nos ponemos a su disposición en el correo electrónico consultoriajuridicadegenero@gmail.com y al teléfono (229) 140 0818.
Desde nuestra trinchera Caminamos delDiscurso a los Hechos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *