miércoles, agosto 17

La prolongada alternancia en Veracruz

Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

“Lo difícil no es subir, sino, habiendo subido, seguir siendo el mismo.” – Jules Michelet.

Cuando a mediados del sexenio de Carlos Salinas de Gortari se comenzó hablar de poner en marcha una gran reforma electoral –que permitiera al entonces Gobierno legitimarse con las fuerzas políticas de oposición-, las voces de los cientos de militantes del otrora poderoso Partido Revolucionario Institucional (PRI), pusieron sus ojos en la posible modificación de la Constitución, para que uno de los integrantes del gabinete salinista pudiera sucederlo sin ninguna reticencia.

En su momento se decía que la intención de permitirle a un hijo de padres extranjeros concursar de la candidatura a la presidencia, era porque Salinas pretendía dejar como sucesor a su entonces Secretario de Hacienda y Crédito Público, Pedro Aspe Armella.

Todos en su momento centraron la mirada en lo inmediato, sin visualizar, que la reforma abrió la posibilidad a la llegada de la denominada “prolongada alternancia”, con la victoria en el año 2000 de Vicente Fox Quezada.

Algo similar ha ocurrido en Veracruz este martes, cuando los integrantes de la Sexagésima Sexta Legislatura Local, encabezados por el presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarin, con el apoyo de al menos tres diputados de Acción Nacional (PAN) han votado una reforma constitucional para acabar con el candado que impedía a los no nacidos en Veracruz, gobernar la entidad.

Una reforma que para muchos lleva destinataria, y que cual traje sastre hecho a la medida habría estado pensado exclusivamente para la hoy secretaría de Energía, Rocío Nahle García, zacatecana de origen, e impedida constitucionalmente para ocupar el cargo gubernamental.

Una vez más la aplanadora de Morena, vuelve hacer posible una reforma controversial, bajo la pulcra operación de Gómez Cazarín, quien se adjudicaría un nuevo tanto a su ya larga lista de acciones operativas –el pasado fin de semana, también operó de nortes a sur para lograr la elección de delegados distritales de su partido- en favor del proyecto transformador de la 4T.

Pero lo cierto aquí, es que mientras la aparente y simulada oposición de la entidad, se lanza a rasgar las vestiduras por tan atroz acción, nos cuestionamos dónde estuvieron cuando desde años antes formaron parte de esa “prolongada alternancia veracruzana”.

Esos que hoy descalifican e inclusive acusan de traidores a los veracruzanos, permitieron que un personaje como Javier Duarte modificará la constitución a su antojo, para con dicha acción permitir que el PAN en un bienio gubernamental actuara en contra de los últimos cascajos del viejo PRI.

Contribuyendo en cierta forma a la persecución excesiva de los militantes de ese partido, que terminaron respaldando a Morena para su llegada al poder con Cuitláhuac García.

Hoy decirse traicionados, es simplemente un muy mal chiste contado, más aún cuando algunos despreciaron la posibilidad de gobernar la entidad en ese periplo de dos años, construido exprofeso para llegar hasta donde estamos.

Así que la sabía conseja nos obliga a reflexionar e ir más a fondo, ¿fue esta reforma construida realmente para abrirle la puerta a la zacatecana? O será que ¿en el horizonte veracruzano se prepara una nueva alternancia, para algún Hidalguense, o Poblano que pudiera llegar a Palacio de Gobierno?

Es cuestión nada más de revisar biografías y ver quién pudiera ser él o la ganadora de esta nueva rifa.

Al tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.