jueves, febrero 22

ARALY

Salvador Muñoz

Los Políticos

La comparecencia de Delia González Cobos, titular del Orfis, igual pudo ser tersa por el compás que llevaba la Auditora, quien atendió con propiedad cada unos de los cuestionamientos a la que fue sometida por la Oposición.

Sí, pudo tener una comparecencia tersa de no ser por Marlon Ramírez Marín, quien podría ser nominado el Tribuno revelación de esta Legislatura, pues junto con Anilú Ingram Vallines, hacen el 1-2 a la hora de cuestionar en las comparecencias. Sin duda alguna, Marlon no sólo exhibe talante político sino un colmillo largo y retorcido en esto de las lides políticas y por si fuera poco, sabe hacer show, pero un show agradable, didáctico, práctico pero con un chingo de jiribilla quizás propia del jarocho… Dicen que un político es cabrón, pero doblemente cabrón si es jarocho. Marlon confirma la tesis.

Independientemente de esto, Marlon viene exponiendo un enigma en la administración de Cuitláhuac García Jiménez desde las comparecencias de secretarios de despacho, y ahora con la de organismos autónomos: ¿Quién es Araly Rodríguez Vez?

Y viene cuestionando esto porque la misteriosa Araly, empleada estatal, ha recibido en adjudicación directa, 100 millones de pesos de diversas dependencias, de acuerdo a lo declarado e investigado por el diputado del PRI.

La misma respuesta que dio Delia González Cobos a Marlon, sobre la identidad de Araly, fue la misma que recibió por aquellos secretarios: No supieron qué contestar.

¿Quién es Araly Rodríguez Vez? es la pregunta sin respuesta, o para estar más ad hoc, ¡la pregunta de los 100 millones de pesos!

Dicen también que en la forma de preguntar, está el responder, aunque yo agregaría que quizás Marlon está haciendo la pregunta a las personas incorrectas… lástima que Unidos Todos, organización sin fines de lucro (aunque antes se definía como organización política) no comparece, si no, Eleazar Guerrero Pérez podría sacarnos de dudas respondiendo a la pregunta ¿Quién es Araly Rodríguez Vez?

LA FISCALA

Confieso que me sorprendió gratamente la Fiscal Verónica Hernández Giadáns en el modo en que atendió el toma y daca entre ella y los legisladores de oposición… No tomo en cuenta la primera participación morenista porque fue evidente que le pusieron el balón a la Fiscal para que nada más la empujara y metiera gol…

Si hubiera que calificar la Comparecencia de la Fiscal Hernández Giadáns, tendría 10 por su comportamiento político, su elocuencia para responder y si me apuran, hasta su decencia no caer en la majadería como algunos funcionarios que incluso, por ahí andaban dándole el espaldarazo a la Abogada… Sí, una comparecencia de 10 salvo por un ligero detalle que por su relevancia, la bajan a 8 y si nos ponemos exigentes, ¡hasta 7!

El caso se dio en las puertas del Palacio de Encanto cuando cantidad de familiares de desaparecidos pusieron un tendedero en el camellón enfrente de la entrada principal, con muchos rostros, de hombres y mujeres, quienes tienen un paradero incierto.

Las consignas se pueden resumir en la voz de “ven, sal, nosotros te vamos a calificar”, palabras más, palabras menos dirigidas a Hernández Giadáns.

La realidad contrasta con los números… no importa cuántas personas han sido identificadas en la administración de justicia de Verónica Hernández porque ello poco interesa para quien aún busca a su familiar…

El discurso, las tablas, los porcentajes, las excelentes respuestas para la Oposición simplemente se perdieron cuando allá afuera, madres clamaban su presencia… es fácil acudir ante la autoridad legislativa… es complicado atender a la voz del pueblo.

Los aplausos resonaron dentro del recinto legislativo en honor a Vero… los abucheos, afuera…